martes, 25 de abril de 2017

En el jardín escondido

No es necesario aclarar que no existe ninguna “visita fraterna” pontificia. El comentario no fue más que una humorada de un ocurrente lector que me divirtió. 
No existe más que algunos días de descanso que nunca pueden ser más propicios para tomarlos que la Semana Santa y los días pascuales. Más que un descanso es la necesidad de sentarse algunos días en el jardín secreto. Y si me disculpan el esnobismo, es esto lo que quiero decir: 
I should find that low door in the wall which opened on an enclosed and enchanted garden, which was somewhere, not overlooked by any window, in the heart of that grey city. 
La cita es de Evelyn Waugh en “Retorno a Brideshead”. Y la verdad es que todos tenemos la necesidad de buscar de tanto en tanto esa puerta escondida que nos lleva al lugar encantado, que no puede ser observado desde ninguna ventana, pero que realmente existe. La otra opción es no buscarlo y contentarse con vivir en la dispersión, o en la diversión, de todo lo que nos aliena: desde la televisión hasta la escritura de un blog. 
Y esa pequeña puerta escondida no siempre es fácil de encontrar aunque el Señor suele ubicarla muy cerco nuestro. La pequeña Téseris dice: “Los iconos no son obras, señorita Prim; los iconos son ventanas”. Y muchas veces pueden ser también puertas disimuladas a través de las cuales nos asomamos al jardín cerrado del rostro de Cristo en el que encontramos nuestro propio rostro olvidado.
Otras veces la puerta se encuentra en la liturgia que es, o debiera ser, la escotilla a través de la cual el cielo se derrama sobre la tierra y nosotros, con los ojos elevados y el oído atento, podemos atisbar las orlas del manto de alguno de los ángeles que celebran la eterna liturgia frente al Trono del Cordero. 
O puede ser un libro, o una poesía, o las montañas nevadas que se observan desde un bosquecillo de amarillos álamos otoñales. Cada uno sabrá dónde buscarla, y encontrarla.
Me quedaré, por tanto, todavía algunos días en el jardín escondido. 

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Perfecto lo suyo, Wanderer.

PERFECTO!!!

Quédese unos cuantos días: por experiencia sé que uno vuelve más profundo, más agudo.

Por ende, puede ayudar más y mejor al prójimo.

Reciba un abrazo de

El Ermitaño Suburbano

mjbo dijo...

¡Qué bonito!

mjbo dijo...

Y eso que no me gustó el libro de la señorita Prim, o sobre ella...

Anónimo dijo...

La Liturgia es la misma. Para los doctores de la ley, El Verbo no se Hizo carne, pero ley. Es necesario hacer esto sólo hasta cierto punto. Se debe hacer esto y no aquello ":" Y así, si engaiolaram esta mentalidad racionalista que no terminó con ellos, ¿verdad? "Pidamos al Señor esta experiencia del Espíritu que va y viene y nos lleva hacia adelante, el Espíritu que nos da la unción de fe, unción lo concreto de la fe": "El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero que no sabe de dónde viene ni a dónde va. Así es todo aquel que es nacido del Espíritu, oye la voz sigue al viento, sigue la voz del Espíritu, sin saber de dónde va a terminar, se optó por la fe concreta y renacer en el Espíritu.

Anónimo dijo...

Le doy la razon. Recien llego de la zona cordillerana. Entre el frio y el paisaje otoñal no dan ganas de bajar a la ciudad.

Anónimo dijo...

Homilía, he cometido un error. http://www.news.va/en/news/pope-the-spirit-makes-us-free-without-compromise-r

Anónimo dijo...

Debo reconocer que entro más a este sitio que al en otro tiempo diariamente visitado vatican.va!

Anónimo dijo...

Off-topic:
encontré un artículo en una revista judía sobre el ocaso del así llamado ‘Judaísmo Conservador’ en los EE.UU.. Más allá de los méritos que el artículo en sí pueda tener, rescato un párrafo muy profundo y que creo que ilustra muy bien lo que estamos viviendo en el Catolicismo:
The moral of the sad story of Conservative Judaism is this: Human beings do not run from demands that might root them in the cosmos. They seek significance, and for traditions that offer it, they will sacrifice a great deal. Orthodoxy offers that, and the results are clear. Liberal American Judaism does not, and it is paying the price.
Conservative Judaism

Anónimo dijo...

Ta Güeno Don Guander!
Yo, que sólo veo horizontes pampeanos, lo envidio con afecto.
Si puede, quédese un par de días más mirando nuestras Montañas, que sabemos que " nos abren ojos mejores pa ver la Patria"
Con respeto
Puestero del Oeste

Alberto Althaus dijo...

No sé, en mi caso no siento esos anhelos por un jardín del Edén, por el paraíso terrenal; pero si Dios lo creó para el ser humano por algo debe ser, no hay que dudar de todo, sí siento cierta añoranza de Dios y su presencia, muchas veces, pienso en Dios como algo lejano y perdido, como un sueño glorioso pisoteado por aquellos hombres que debían adorarlo. Es por Él que suspira mi corazón y en Él busco el descanso sin encontrarlo, tal vez, esos deseos de contemplación en iconos que son ventanas y en montañas o en llanuras, es porque por las criaturas en algo perciben el escritor del artículo y el resto de los comentaristas una participación de la belleza infinita del Creador o la encuentran en la liturgia, en ese caso, el objeto de nuestros deseos sería el mismo.

Anónimo dijo...

Estimado Sr. Wanderer: desde que mi sobrino me hizo conocer este sitio me he convertido en un seguidor suyo. Pero me doy cuenta que este asunto de la intervención del Vaticano lo ha perturbado y entristecido. Aunque nos diga lo contrario, porque trata de superarlo. Desde mi humilde opinión, pues no soy tan letrado en teologías, sino en técnica comerciales, quiero decirle algo. Cuidado con tanto retiro espiritual. Mi padre nunca nos dejó participar de ellos, cuando nos invitaban en el colegio de curas en Buenos Aires. Siempre contaba que el cura de su pueblo en España estuvo 43 años de párroco y sólo había tomado esos retiros para sus órdenes. Después nunca se dejó llevar por esas modas (que eran Cursillos, Catequesis y Encuentros). El buen párroco no hacía faltar la misa cotidiana, sin hablar mucho, las novenas, los difuntos, las patronales con algún predicador de oratoria de los religiosos de santo Domingo de la ciudad Alba.En cambio un joven sacerdote ayudante, muy afecto y frecuentador de esas prácticas no duró seis años, que se marchó con una catequista.
Amigo Wanderer: ánimo en la contrariedad. No tanto escarbar y analizar en esos retiros, que no sabe uno por donde acaba. Adelante con la buena obra. Gines Sanjurjo.

Unknown dijo...

Va siendo hora de hablar de Venezuela y del Papa....

Anónimo dijo...

Va siendo hora. Si.