sábado, 31 de marzo de 2007

Peligro de muerte

Acabo de leer estas líneas en un sitio dedicado a la buena prensa:

"El articulista del diario alemán Welt que hemos citado en un envío anterior culmina su nota diciendo "Si nada le ocurre, su Motu Proprio sobre la Misa de Tridentina se publicará con tanta certeza como el amén en la Iglesia, probablemente durante el período de Pascua". Esto indica que se teme algún tipo de riesgo físico. Dios lo conserve, lo guarde de sus enemigos y lo haga feliz en la tierra". (Las negritas son mías)


Yo me pregunto, ¿alguien medianamente equilibrado puede deducir, a partir de las palabras del columnista alemán, la posibilidad de un atentado físico al Santo Padre por su intención de restaurar la liturgia tradicional?
Si es esta la inteligencia católica no quiero pensar en lo que puede ser la desinteligencia.
Son estos disparates e insensateces los que más dañan al tradicionalismo.
Como para que no piensen que somos todos un grupo de trastornados...

Sic transit gloria mundi

Los católicos de los ´50 y de los ´60 pudieron ver a sus papas en la sedia gestatoria. Nosotros, los de los ´90 y de los ´00, nos tuvimos que conformar con verlos en un ridículo carrito empujado por los gentiluomini. Santo subito!

Coronación papal

Aunque Juan XXIII no es santo, ni beato, de mi devoción, la ceremonia de coronación de muy interesante de ver. Otra de las cosas que perdimos.

viernes, 30 de marzo de 2007

Motu Manias y sus catharsis

El Top Ten de la motu-manía

10. You have a calendar marked out with all possible likely Feast days that the Motu Proprio might be issued on.

9. You have sent a gift subscription of Latin Mass magazine to all the priests in your area.

8. You have already budgeted in the fact that you are going to be saving a lot of money on gas by not having to drive to that one parish over an hour away that has the Indult Mass.

7. You have an "I Love Motu Proprio" bumper sticker on your car.

6. You have written 500 blog posts and 480 of them have been about the Motu Proprio.

5. You have been praying a continuous Novena to St. Jude because up until now you thought having a Tridentine Mass available in your diocese could be considered an impossible cause.

4. You won't let your children play until they can tell you the Nominative, Genitive, and Dative of the Latin word you quiz them with.

3. You have thought about punching the next person who uses the word "nostalgic" referring to your wanting the Tridentine rite available.

2. You have written so many letters encouraging the Pope to release the Motu Proprio that the Post Office that you are known by your first name at the stationary store and Post Office.

And the number one sign you have Motu Mania is:

1. You plan to invite friends over and stage an all-nighter to watch Catholic news on your computer on the Vigil of Holy Thursday since this is the latest date that it is rumored to be announced. That is what friends you have after the last five vigils of suspected release dates.


La Catharsis

Since we trads are ready to burst with anticipation as Holy Thursday nears, I think I should add my top ten signs. These are nearly all true. Come on, Catholic bloggers, fess up your motu-mania, give your top ten!

10. You're saving money for a airline ticket to send the lucky priest of your choice to Lincoln Nebraska where it's rumored that the FSSP is looking to train priests to say the Old Mass.

9. You've named your blog something hard for even you to spell in Latin, in hopes that a revival of the not-quite dead language will put you ahead of the curve!

8. You're submitting articles on how your family loves the Latin Mass ahead of time, to help flood the Catholic press when the Latin revival hits.

7. Rorarte Caeli's motu proprio release date predictions are the center of your social circle's conversations. And you get excited each time!

6. You hold your breath whenever Raymond Arroyo announces a news brief on EWTN.

5. You realize that people will finally understand what your name, Laetitiae, means.

4. You're teaching your children Latin hymns, so they can join the schola.

3. You mentally review every church you know, to see if the old altar is intact, trying to guess where the Traditional Mass will be offered. You price houses in the area, should you need to relocate.

2. You have made friends with your local SSPX chapel pastor, with hopes that reconciliation will follow closely on the heels of the motu proprio.

1. And the absolute winners are a devout couple I know, who have their children fervently praying for the Motu Proprio, with the proviso that when it comes, they get a puppy!

Robado de: http://www.splendoroftruth.com/curtjester/archives/007849.php

jueves, 29 de marzo de 2007

Ecclesia Dei, ¿Por qué no en Argentina?




A raíz de los comentarios de Cruz, del Sacristán y de Miguel, me puse a pensar el por qué en Argentina no hay institutos religiosos tradicionalistas dependientes de la Comisión Ecclesia Dei. Las causas seguramente son múltiples pero una de ellas es, por cierto, paradójica.
Me parece que tuvo mucho que ver que, durante los ´70 y los ´80 el episcopado argentino no fuera propiamente “progresista”, salvo De Nevares, Hesayne y Novak (Angelelli se había accidentado oportunamente), sino más bien de línea media. No sé si esta opción fue por convencimiento; en algunos sí, como Tortolo, Laise, Plaza y Kruk; otros la hicieron porque eran chupamedias de Roma y otros, los más, porque eran mediocres. Si el episcopado hubiese sido más progresista, quizás se habrían polarizado más las posiciones y hoy tendríamos un movimiento tradicionalista más fuerte.
La resistencia tradicionalista argentina fue, sin embargo, bastante intensa. Una parte de quienes la integraban fueron catalizados por la FSSPX; el resto, los que no se animaron a dar el paso por el fuerte romanismo hispánico, quedaron dando vueltas sin mucho punto de apoyo. Esta circunstancia fue aprovechada por los variados grupos e institutos religiosos de línea media que comenzaron a surgir, quienes iniciaron la tarea de captar laicos sueltos de acuerdo a sus intereses, condición y capacidad: el Opus Dei, para los más finolis: el Instituto del Verbo Encarnado, para los más grasas; Miles Christi, para los nostálgicos de la Compañía; el Instituto Cristo Rey de Torres-Pardo, para las vecindades de Rosario capaces de soportar los rigores de la Contrarreforma española; Fasta, para los que les gustaba jugar a los soldaditos; los seminarios mayores de Paraná, San Rafael y San Luis, para jóvenes de buenas intenciones y altos ideales sacerdotales; e così via.
Estos nuevos institutos, todos wojtilianos y varios de ellos con admirable capacidad de variación doctrinal según la dirección del viento, instilaron en sus seguidores la ponzoña de la obediencia jesuítica (obedecer aunque lo que se mande vaya contra la propia inteligencia), de la papolatría (el Papa está puesto por el Espíritu Santo y hay que seguirlo donde vaya), de la episcopolotría (el obispo ha sido puesto por el Papa, quien a su vez fue puesto por el Espíritu Santo, y hay que obedecerle) y del maurrasianismo (primero hay que ocuparse de construir una patria católica y después vemos el tema litúrgico, que es bastante secundario; total, un cura consagra en cualquier misa que celebre), entre otras.
Así las cosas, la situación actual es que en Argentina tenemos la FSSPX expandida por todo el país y con varias casas, aunque en franca decadencia, al menos en lo que hace a las vocaciones sacerdotales, en particular las autóctonas, y los múltiples grupos de línea media, todos peleados entre sí como corresponde; y a ninguno de ambos bandos les convine o les interesa que se funden casas de institutos tradicionalistas Ecclesia Dei¸ más allá de los repetidos intentos de la Fraternidad San Pedro o de los de Gricigliano.
Los que quedamos en el medio no tenemos ni el número, ni la iniciativa, ni la influencia, ni el dinero para cambiar la situación. Nos conformamos con las esporádicas misas en la Stella Maris, las liturgias católicas de las iglesias orientales, alguna misa tradicional celebrada por curas tradicionalistas free lance en casas, departamentos o campos y, si no hay nada de esto, siempre queda Venezuela para los más duros, o el Pilar para los más escrupulosos de los mandatos jerárquicos.
Ceterum censeo, Carthago delenda est.
gibelino@hotmail.com

miércoles, 28 de marzo de 2007

martes, 27 de marzo de 2007

pUChA con la UCA


El penúltimo post de Cruz y Fierro, dedicado a la Universidad Católica Argentina, merece algún comentario más meduloso que un simple comment. Así que prefiero el post.
Estoy de acuerdo en todo lo que dice el amigo Cruz y Fierro. Es verdad. La UCA abdicó de sus funciones universitarias, católicas y argentinas. Sin embargo, para no ser injustos, creo que habría que considerar también algunos otros aspectos coyunturales e históricos. Veamos:
1a. Los responsables y directivos de muchas instituciones educativas del país se encontraron a principio de los ´90 con una situación difícil: pocos alumnos, malos y mal pagos docentes, prestigio en decadencia, cuentas en rojo y otras dificultades más. No sé si había culpables; la inercia histórica de las órdenes y congregaciones que las regenteaban y la falta de vocaciones tuvieron mucho que ver. Frente a este estado de cosas habían dos caminos: o continuar siendo instituciones plenamente “católicas”, lo cual implicaba perecer en el corto plazo, o adaptarse a los signos de los tiempos, descatolizarse en lo esencial y mantener el barniz religioso que sirviera para no perder el snobismo de colegio privado, que siempre es rentable. La UCA, como muchas instituciones católicas, eligió este segundo camino. ¿Hubiera sido posible permanecer plenamente católicos y mantenerse en el mercado? No sé. Me parece muy difícil. Sin atender a las demandas del mercado una institución educativa no puede sobrevivir, por más horrible y triste que suene la expresión. Y convengamos que el mercado hoy no está demandando filósofos tomistas, economistas respetuosos de la Doctrina Social de la Iglesia y abogados iusnaturalistas. Hacer oídos sordos a esta realidad social implica tener pocos alumnos, con poca plata y cuotas bajas, lo que consecuentemente produce bajos sueldos docentes, y entonces los buenos profesores se van o disminuyan sus horas de clases, y terminen enseñando muchachitos recién recibidos, señoritas acomedidas o señoras gordas que no tienen nada que hacer en sus casas. Y una institución así, podrá tener mucha buena voluntad, pero de inteligencia católica, poco y nada. No me parece bien lo que hicieron, pero el otro camino llevaba a la clausura de la universidad. Por cierto, hubiese sido una muerte más heroica y gloriosa.
1b. Otro problema de la UCA, que Cruz y Fierro también menciona, es el de la Comisión Episcopal que se encarga de ella, (no es el caso que los obispos dejen sin atender una empresa que factura millones) la cual está integrada actualmente por el Cardenal Bergoglio y los obispos Bianchi Di Cárcano, Maccarone, Mirás y Laguna. Se trata, sin duda alguna, de una Comisión con varias fisuras. No hace muchos meses, el decano Herr Kranz, comentaba que estos prelados habían llamado a todos los decanos de la universidad, individualmente, a fin de pedirle cuentas de su accionar. En este caso particular, habían aprobado todas las modificaciones que él mismo habían realizado en su Facultad, la más histórica de todas, ubicada en el edificio “San Alberto Magno”. Como siempre, la culpa no es del chancho, sino de quien le da de comer.
2. El argumento que Cruz utiliza para afirmar que la UCA ha dejado de ser argentina me parece un poco debilucho. No sé si esa cualidad quedaría asegurada con profesores “patriotas, nacionalistas y tradicionalistas”. Tengo una lista larga de personas con esos atributos, y que resultaron bastante inútiles para lo académico. Me parece que la UCA, durante décadas, se preocupó demasiado mucho de que quienes daban clases fueran “patriotas, nacionalistas y tradicionalistas”, y demasiado poco que fueran “profesores”, es decir, que “profesaran” un saber. Y así floreció una universidad con gente muy buena, católica y patriota, que rezaban el rosario todos los días, pero con un nivel científico bajo. Una especie de sacristía más o menos ilustrada. Sé que el equilibrio es difícil, pero elegir a los profesores sólo por criterios de afinidad religiosa, espiritual o patriótica termina asesinando a las instituciones educativas por inanición.
3. Se nombraron profesores full time por acomodo, dice Cruz y Fierro en los comentarios. Es verdad. Pero antes, ¿no se hacía lo mismo? ¿O es que acaso en la UCA se concursaban en serio las cátedras y las dedicaciones? Hummm, mejor no levantemos la perdiz que van a saltar mucho acomodos de los “buenos”. Déjelo así nomás. No nos conviene.
4. El problema con el decano de Filosofía y Letras (“rector” pone Cruz I. Fierro por error) no es que no sea tomista, sino que dudosamente es católico. No me parece que sea condición para ser autoridad en una universidad católica el ser tomista. Si así fuera, San Agustín nunca habría sido decano, ni tampoco el cardenal Newman (al que echaron de su puesto de rector de la Universidad de Dublin por no ser, justamente, lo suficientemente “tomista”), ni el P. Castellani, ni Benedicto XVI y, me animaría decir, ni siquiera el mismo Tomás de Aquino. Es que la UCA profesó durante décadas un tomismo cerril y obcecado. Me gusta Santo Tomás, pero de ahí a ser “ucatomista”, no me animo. Estos tomistas vernáculos embolsaron en esa categoría a Santo Tomás, Cayetano, Juan de Santo Tomás, un poco de Capreolo (no tanto, porque es medio heterodoxo), al primer Maritain, al P. Ramírez, a Mons Derisi y a Ponferrada y a Maricel, sin olvidarnos, claro está, del gran Guido y de muchos más . Todos ellos constituyen un Olimpo de la Ortodoxia desde el cual el Júpiter Tonante de turno fulmina con excomuniones al simple mortal que se atreve a expresar una duda o a mencionar un autor que no esté dentro del Index olímpico, siendo luego arrojado con pompa y circunstancia a los avernos del progresismo, del lefebvrismo, del cipayismo, del izquierdismo, del mediocrismo, del eclecticismo y, si se descuida, hasta del uranismo. El ucatomismo termina convertido en un mejunje teológico-filosófico con mucho silogismo, muchas ideas claras y distintas, mucha lógica formal, mucha deducción in recta via, en definitiva, con mucho racionalismo, pero con bastante poco de Tomás, al que podan de todos los elementos no aristotélicos que tiene, es decir, de todo el neoplatonismo o argumentaciones místicas que abundan en sus escritos. Es que, arguyen, Tomás se tragó estos argumentos porque estaban de moda en ese tiempo, porque no sabía que Dionisio era un pobre y oscuro monje de Asia Menor y no el Areopagita, porque no podía oponerse de un modo tan frontal al establishment de su época, en definitiva, porque el Gordo era medio zonzo. Qué quiere que le diga, yo prefiero seguirlo a Tomás y no ser ucatomista.
5a. Dicen que la filosofía tuvo tres hijas: una le salió loca, la psicología; otra casquivana, la sociología, y la tercera tonta, las ciencias de la educación. En la UCA parece que la filosofía tuvo solamente dos hijas: se salvó de la descarriada. Hace ya algunos años que separaron la carrera de psicología de la facultad de Filosofía y Letras, y la constituyeron en facultad aparte. El error no fue sacársela a Filosofía, sino mantenerla. La tendrían que haber eliminado. Es muy difícil, casi imposible diría, poder armar en la actualidad una carrera de psicología católica (conozco una universidad que lo está intentando; hasta ahora les está saliendo bien; veremos cómo termina. Por supuesto, la universidad no es católica). De todos modos, si no la exterminaban, creo hicieron bien en sacársela a Filosofía, cuyos profesores poco y nada podían hacer, y no era vida la que pasaban acosados en las clases por los aprendices de loco. Fue como sacar la manzana podrida o cortar la pierna gangrenada: no servía para nada; para hacer daño nomás.
5b. Últimamente le sacaron también a Filosofía la carrera de Ciencias de la Educación y se la pasaron a psicología. Como es la hija tonta, le toca aguantarla un ratito a cada uno. Qué se yo, son tan elementales los “científicos” de la educación que mucho no se puede hacer con ellos, así que no se perdió demasiado. Yo creo que hay que dejarlos que sigan creyendo que lo suyo es una ciencia, cuando no es más que un arte devaluada, y tratar de que hagan el menor daño posible, así como a la hija tonta se la encierra en una habitación para que juegue a las visitas convencida de que es una honorable señora casada, con tacitas de plástico, para que no rompa las de porcelana.
6. Y con respecto al snobismo de la UCA, qué quiere que le diga. A mí me parece que unas gotas de snobismo siempre vienen bien. Son como el Fuyí, espantan bichos.

lunes, 19 de marzo de 2007

El rito de Sarum, en el uso de Salisbury

Oxford y liturgia tradicional, la combinación perfecta. No sé si podría pedir más...

domingo, 18 de marzo de 2007

Missa Latina


Es llamativo que ha sido mucho mayor el escándalo que ha producido al mundo el más que moderado deseo de Benedicto XVI acerca de que la liturgia latina se celebrara, en algunas determinadas ocasiones, justamente, en latín, que la reafirmación de la prohibición que pesa sobre los divorciados y su recepción de la eucaristía. ¿Por qué será? Lo último constituye, para los cánones contemporáneos, una inadmisible discriminación y, sin embargo, unas pocas palabras latinas enfurece más a la prensa mundial.

Pareciera que el latín es mucho más reaccionario que la discriminación; lo cual implica que esta lengua es un poderoso símbolo detrás del que se esconde “algo” más. ¿Será una lengua con poder propio para producir efectos tales como, por ejemplo expulsar demonios? Sería algo así como el sonido de las campanas, que según algunos afirman, exorcizaban el aire. ¿Será que el latín es la lengua del Imperio, y el Imperio es para casi todos los exégetas el katejon, es decir, el obstáculo que detiene, o detenía, la venida del Anticristo?

El escándalo del latín empujó a los paniaguados clérigos argentinos a salir a tranquilizar a la sociedad y a los periodistas. No era cuestión de que pensaran que la Iglesia es retrógrada y reaccionaria, sobre todo en tiempos tan progres como los nuestros. Si hasta la pobre Fanny Mandelbaum se puso como loca con la noticia, justo ella que es judía y vocera de la ex monja piquetera, Martha Pelloni, llamada a silencio por la Santa Sede. Algo tenían que hacer nuestros pastores.

El paniaguado rector del seminario de Buenos Aires, Daniel Fernández, se apresuró a advertir a la sociedad que las palabras papales no implican el retorno a la Misa Tridentina, como si eso fuera horrorosamente inadmisible. Se trata, nos tranquiliza el presbítero, “…la misa según el misal actual, que tiene una traducción en latín”. Habría que advertirle que es justamente al revés: el misal actual tiene traducciones a las lenguas vulgares.

El paniaguado rector del seminario de Mendoza, Sergio Buenanueva, también nos ha tranquilizado: la Misa en lenguas modernas “es un paso irrevocable, con frutos innegables”. Lo del Papa es sólo para los grandes encuentros internaciones, un desideratum, que nada tiene que ver con las liturgias diarias de los fieles mendocinos que seguirán, para su dominical padecimiento, tal como estaban.

El paniaguado arzobispo de San Juan, Mons. Alfonso Delgado, nos pide que no nos asustemos: “el plan de Dios no es complicarle la vida al hombre”. Por tanto, no tendremos que aprender latín, ni andar con misalitos en la mano ni las mujeres deberán volver a usar mantilla. Es llamativo que este prelado fuera mucho más gelatinoso e impreciso en sus comentarios, que su par Mons. Jorge Lozano, hoy obispo de Gualeguaychú y anteriormente rector del santuario de las víctimas de Cromanón en Buenos Aires. Ah, ya entendí. Delgado es del Opus.

El putiaguado arzobispo de Mendoza, José Arancibia, dice que la “Iglesia diocesana de Mendoza está actualizando su Plan de pastoral” y que, por tanto, “aunque la Iglesia recomiende usar alguna vez el latín en la liturgia, seguiremos empeñados en celebrar la Misa para los fieles de Mendoza, de manera que tanto la Palabra de Dios, como todas las oraciones, resulten siempre comprensibles”. Más claro Benedicto, echale agua.

En definitiva, mucho ruido y pocas nueces. A lo sumo, nuestros prestes gatopardizarán la situación a fin de no quedar como rebeldes. Y los fieles, seguiremos condenados a los shows de mal gusto con que semanalmente nos atormentan.
Existe una opción, lo sé: asistir a la Misa tradicional que celebran los sacerdotes de la FSSPX. Hoy fui a una de ellas. El celebrantes nos aleccionó en su homilía de cuarenta minutos acerca de los metros extras de puntilla que se permiten en este domingo IV de Cuaresma y, luego, se entretuvo en disquisiciones térmicas acerca de la temperatura de las llamas del infierno que, parecería, son superiores en varios miles de grados a la producida por la llama de una vela de cera. Y no es broma. Tengo testigos de todo esto.
Y después quieren que no sea anticlerical!

sábado, 17 de marzo de 2007

Ciudad Desolada


"Los constructores no sabían los usos a que descendería su obra; hicieron una mansión nueva con las piedras del castillo antiguo, año tras año, generación tras generación, la enriquecieron y extendieron; año tras año crecía la enorme cosecha de maderos en el parque; hasta que, con la helada repentina, llegó la era de Hooper; el lugar quedó en la desolación y el trabajo en la nada: Quomodo sedet sola civitas. "Vanidad de vanidades, todo es vanidad."
Esto lo escribía un contemporáneo de Tolkien, Evelyn Waugh, en su extraordinaria novela Brideshead revisited. Habla de nuestro oscuro mundo contemporáneo, construido con jirones del mundo antiguo y medieval. Desde la Revolución Francesa o desde antes aún, los destructores de la civilización, con paciencia y empeño admirables, desarmaron los viejos y sólidos castillos medievales y comenzaron a edificar la Desolación, la civilización contemporánea.
Y cuando la nueva ciudad del Maligno y de la Abominación estuvo edificada, llamaron a la legión de Hoopers, es decir, de vulgares y de rústicos, de pillastres y malandrines, de ramplones y de zafios. Ellos invadieron lo que nos pertenecía, tomaron por asalto la Ciudad Cristiana, arrasaron con nuestras tradiciones, con nuestra historia, con nuestras diversiones, con nuestros ritos; arrasaron, en definitiva, con la Belleza.
Sentados en nuestras plazas y en nuestros templos, gobiernan y pontifican, legislan y enseñan, arrasan, siguen arrasando lo poco que nos queda.
Quomodo sedet sola civitas!

¿Demasiada metáfora? ¿Demasiado pesimismo? Encienda la televisión; y entérese de la basura que comen diariamente millones de argentinos. Acérquese a la Casa Rosada, y miré al pedestre personaje que allí habita. Cruce la plaza, entre en la Cura Metropolitana y verá al sibilino S.J. que allí se entretiene. La realidad supera a la metáfora.

viernes, 16 de marzo de 2007

O Wanderer!



O Wanderers in the shadowed land despair not! For though dark they stand, all woods there be must end at last, and see the open sun go past: the setting sun, the rising sun, the day´s end, or the day begun. For east or west all woods must fail...
Estos versos los escribió J.R.R. Tolkien en su maravilloso El Señor de los Anillos. No lo traduzco porque lo arruinaría, pero son estas palabras las que inspirar la apertura del blog, casi como un lema, casi como un grito de esperanza. Porque estoy convencido de que el oscuro bosque en algún momento deberá terminar y que volveremos a ver el sol naciente. Por eso sigo caminando, por eso soy un Wanderer en las tierras oscurecidas del kali yuga, por eso espero al sol iustitiae oriens ex alto.